En medio del bosque

“(…) El surge de nuevo; se para a mi lado; me mira, me dice que me quiere, que va a ir conmigo por el campo. De pronto; se estremece, queda inmóvil; pero, huye hacia la casa”. Marosa

Imagen

Estoy sentada en medio de un bosque. Las higueras, con esos tallos lisos y esas hojas alternas, con que precisión acomodan sus frutos exquisitos dentro de las cajas de madera. Se oye ese espectáculo breve de la flor verde que se vuelve amarillenta y da paso a una fruta morada que buscan mil apegos, amores desasosegados, veraniegos. En la casa todos descansan y parece que no hay nadie. Sólo yo no duermo, ando con la pequeña fruta. De pronto, se retrae el trabajo de las higueras y el amor de las hojas.
Es que cruza un navío de otros mundos con su luz conmovedora.
No sé por qué, me da miedo, e intento huír.
Pero, la nave astral ha hecho crecer nuevas cosas.
Y un duro cantero de azucenas me detiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s