Harapos

“Mi alma es un vampiro grueso, granate, aterciopelado. Se alimenta de muchas especies y de sólo una. Las busca en la noche, la encuentra, y se la bebe, gota a gota, rubí por rubí. Mi alma tiene miedo y tiene audacia”.

Marosa Di Giorgio

 

Fué Mágico.

Mi cuerpo.

Tenía la forma del amor, de la niñez  y de la vida, celestial y atolondrado.

Inocente. Honrado.

Bajo la luz de una mirada perspicaz y aguda, un día, de  forma inesperada y brusca  estalló en la tierra. Y se descubrió como era, como estaba siendo. Un pedazo de carne usado. Ultrajado.

El empezó a rasgarme la piel, hasta dejarme en carne viva. Me fue destrozando.

Yo no hacía nada. Hasta llegué a creer que disfrutaba.

Fue un momento, una faceta. Y quedé abierta, chorreando sangre.

Una mitad murió con aquel asesinato, la otra resurgió entre violetas y azucenas, como una llama que se enciende para permanecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s