Sobre el poder de la responsabilidad

Sólo los seres humanos pueden escoger consciente y deliberadamente entre alternativas de acción y esa elección tiene consecuencias. La responsabilidad  emana de la libertad, o, en sus propias palabras: la responsabilidad es la carga de la libertad. La responsabilidad es un deber, una exigencia moral” . Reflexiones sobre el principio de responsabilidad de Hans Jonas, Dra. Célida Godina.

La verdadera realidad es que algunas veces no sé muy bien que sucede. No comprendo. Creía una cosa que no es tal. Lo que hace que una cosa sea una cosa y no otra, ¿es una interpretación?, ¿una mirada de reojo?  Cuando uno es ineficaz o irresponsable no puede responder, no sabe responder. ¿No quiere responder? Esto tiene que ver con el poder de la responsabilidad.

Como al llenar un recipiente gota a gota, hay una gota final que lo hace desbordarse, del mismo modo, en una serie de gentilezas hay una final que acelera los latidos del corazón”. Ray Bradbury en Fahrenheit 451

Responder; lo que yo llamo con “propiedad”. De modo que para responder con propiedad, con todo lo que eso significa tengo que tener una capacidad de entrega muy importante, una capacidad de  darlo todo. Una capacidad de amor incondicional, de puro dar.

Como hacen los jugadores en la cancha. Da Vinci en la Gioconda. O Picasso en Las Meninas. O Rodin cuando gestó El Pensador. Creo, o estoy segura, que dejaron todo ahí. Como si hubieran vomitado su sustancia primordial. Eso es para mí la responsabilidad, un “responder” adecuadamente a las cosas, a las personas, al trabajo, al medio ambiente o a los sucesos que tienen lugar a mi alrededor. Pienso en todo lo que envuelve esa palabra.  Me aterro, tiene una amplitud muy grande. Casi que cobra vida. Todo lo que acarrea es infinito. Todo lo que traslada de mí hacia algún lugar. De otros hacia algún lugar.

Mis límites de las cosas, de las situaciones, de acontecimientos casuales o no tanto. El límite de mis principios, de mis valores, de mis voluntades. La escritura que hago de las cosas, lo que pongo en ellas, toda mi sangre casi. Y entonces… ¿qué digo con todo esto?, si creo con esta “propiedad” con esta “responsabilidad” todo un entorno alrededor de mío, si con esto armo y desarmo mis relaciones, si con esto nutro mis emociones, si con esto convivo, ¿Qué estoy haciendo con mi poder de la “responsabilidad”? Porque convengamos que es un gran poder que tenemos de tomar una decisión y luego responder. Es un motor. Es un gran acto. Un acto de voluntad muy grande.

Con esto abono la tierra para sembrar mis mejores o mis peores cosechas.  Con esto estructuro el ambiente, le doy una atmósfera apropiada o no al acontecimiento. Esto es la responsabilidad. El Poder de la Responsabilidad. Y si no me tomo en serio este poder, este mismo poder de apodera de mí, y el espacio en el que se despliega mi falta de responsabilidad abre paso al poder de otro.

2 Comentarios Agrega el tuyo

    1. magnolia dice:

      Muchas gracias!!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s