Sentarse inmóvil como una poderosa montaña

 Dôgen utiliza numerosas expresiones para describir el zazen. Una de ellas es gotsuza, lo que significa “sentarse inmóvil como una poderosa montaña“.

18445-zen-1920x1200-photography-wallpaper

Conocí el Budismo a través de libros. Y me acerqué más profundamente en Julio de 2013, cuando vino a Uruguay Tsoknyi Rinpoche en Sengue Dzong y su sola presencia me dejó muy afectada. Pasé todo el día lagrimeando, erizada, y sensibilizada.

Fue una sensación que además, me duró varios días. Floté varios días en medio del caos del trajín diario, de la oficina, y el hogar. Algo había sucedido.

Empecé a hurgar en las corrientes del Budismo y de lectura en lectura llegué al libro “el Zen habla”. El zen es una de las escuelas del budismo más conocidas y apreciadas en Occidente.

La palabra zen es la pronunciación en japonés de la palabra china chan, que a su vez deriva de la palabra sánscrita dhiana, que significa ‘meditación’.

Apartándose del conocimiento teórico o intelectual, el zen busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional. Las enseñanzas de zen incluyen varias fuentes del pensamiento mahāyāna, incluyendo la literatura Prajñá-paramitá como el Prajñá-paramitá-sutra y las enseñanzas de Yogacara y de la escuela tatha-gata-garbha.

Estuve más de un año saltando de libro en libro, leyendo los news de las escuelas budistas, mandaba mensajes para obtener información de los cuales nunca me llegaba respuesta.

Hasta que sucedió.  Un par de discusiones con mi pareja, me hizo replantearme muchas cosas. Y ante nuevas dudas decidí tener una charla con mi terapeuta para que me diera su opinión al respecto al ver “de afuera”. Estábamos sincronizadas. Ella me instó a solucionarlo tratando de explicar el asunto desde lo que estaba sintiendo y no desde la razón, simplemente desde lo que siento. Y así lo hice y el asunto aparentemente se solucionó. Al menos temporalmente, al cabo de unos días me di cuenta que en realidad solo fue una “alfombra” una visión superflua de un proyecto profundo de vida para mí.  Otra vez lo mismo. La visión narcisista de la psicología. La explicación desde  la emoción me dejó de convencer. Quería otra explicación.

El seguía pensando y sintiendo lo mismo. No me había comprendido en su totalidad. Y yo seguía necesitando algo más. La frase “vienen por añadidura” (hablando de mis hijos) me dejo desconcertada, y eso terminó de cerrar el concepto; tal vez este no era el proyecto que yo me había planteado para mí. Varias cosas me lo confirmaban. Solo quedaba aceptar o seguir mi camino.

Acepté, pero junto a esa “aceptación”,  avancé en la búsqueda de una escuela para profundizar en las prácticas del Zazen. Ya no me sirve el conocimiento teórico o intelectual, y el zen busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional y eso es lo que necesito. Así comencé.

Zazen es la forma japonesa de la expresión china 坐禅 (zuòchán en pinyin, o tso-chan en Wade-Giles), que significa “meditar sentado” (Za=sentarse, Zen=meditación).

La palabra Zen proviene del sánscrito “dhyana” (atención plena al momento presente), que pasó a China, convirtiéndose en “Chan” (o “Ch’an”), y luego en Corea se transliteró fonéticamente en “Son”, llegando finalmente a Japón, donde su transliteración es la actual palabra Zen.

Zazen es sentarse a “meditar” en la Posición de Loto del Yoga, según el Budismo Zen, como lo habría hecho el Buda histórico en el momento de su iluminación, tal como describen las estatuas de Buda meditativo.

No se medita con ningún objeto, pensamiento o imagen. Se concentra la atención y la actividad principalmente en la espiración, de manera que tiende a establecerse un ritmo lento de respiración abdominal en que la espiración es notoriamente más prolongada que la inspiración.

Simplemente estar sentado; no reflexionar; sencillamente respirar y no seguir activamente los pensamientos. No forzar los pensamientos, permitir que fluyan, no detenerse en ellos, dejar que aparezcan y se vayan. Los pensamientos van y vienen, depurando el contenido superfluo del inconsciente, hasta que la mente, entra en un estado de atención más sutil.

Después de una charla sobre el zazen y la postura correcta, una mirada conectada y un silencio profundo entre los dos, el maestro quedó en mis ojos y sonrió.

La meditación comenzó, era media hora de Zazen, 10 minutos de Kinhin, y otros 30 minutos de Zazen.

El inicio de la meditación fue especulativo, mis pensamientos aparecían y se iban. Se mezclaban las voces de la calle con el silencio profundo del salón. Mis piernas se empezaron a dormir lentamente, sentí dolor en los tobillos (fue como que me preguntaran qué sucedía que no me levantaba y les respondí que hicieran su parte lo mejor que podían). Me dejaron de doler.  En media hora pasé por varias etapas, los momentos del día iban pasando como una película, sentía alegría, agradecimiento, dolor, después sentí tristeza y lloré durante un par de minutos. Volví a chequear mi postura, mis manos, mi torso, mi mentón, volví a la presencia. Los pensamientos volvían, morían, nacían otra vez.

Tocaron las campanadas y comenzó el Kinhin, en el budismo Zen, (en japonés kinhin (経行?) o kyōgyō (教行?), es una forma de meditación que se hace caminado. Fue como un alivio.

Y junto a las campanadas otra vez la media hora de zazen. A los pocos minutos dejé de sentir las piernas. Perdí total control sobre ellas. Me sentía solo un torso. Los pensamientos venía, morían, volvían a nacer. Volví  a la postura, a la atención, ya estaba menos especulativa y más entregada. Cerca del final se me vinieron imágenes mías pidiendo y el llanto me inundó por completo. Me tranquilicé, y el Zazen terminó. Se hizo la lectura de un texto.

Compartimos un té y volví a casa, caminando, afectada.

Algo había sucedido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s