Había empezado mucho antes

Era la noche de mi casamiento. Aunque, asombrosamente, los preparativos hubieran empezado años antes; antes de que yo naciese, antes de las bodas de mis padres.
Pero, esa noche, bajo los dorados soles, y entre las berenjenas, que de tan azules, daban resplandores rojos, se atraparon criaturas inocentes y legítimas; se les sacaba el pelo y el sexo, y eran tendidas sobre las grandes asaderas. Marosa

kecak-fire-trance-dance

Tal vez había empezado mucho antes.

Años antes.
Antes de llegar a la ciudad.
Incluso antes de llegar al País.
Probablemente antes de nacer.
Todo se configuró de esa forma.
Antes de la boda de mis padres que no pudo ser.
Antes de que mi madre estallara en llanto y yo volviera a hacer lo mismo 25 años después por la misma razón.

Antes del parto incluso.
O de la concepción.

Milagrosamente.

Yo lo vi en el cuadro de un sueño.
Yo caminaba hacia la glorieta.
El me esperaba allí con la mirada de un león hambriento.
Esperando el momento exacto.
Tal vez no siempre se atrapen criaturas inocentes.

Mis familiares y amigos, de pie, ante la Divinidad y el verde de la naturaleza.
No había música, era extraño, como si Beethoven en silencio tocara para nosotros.

Y nosotros fuéramos la sinfonía en vivo que vibra dentro del corazón.

Tal vez había empezado mucho antes
En alguna danza del fuego

Antiguamente
Bajo la luz de la luna de algún ritual indígena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s