Explorando la adolescencia

“Recién cuando aparece el consumo de drogas, bulimia, anorexia o depresiones, los padres registramos que algo está pasando. Sin embargo ese joven adolescente atravesó toda su infancia pidiendo apoyo para respetar su propio ritmo o sus deseos ocultos, siendo rechazado y conformándose con no defraudarnos, desplazando sus necesidades primarias”
Laura Gutman

Ph/ Acuarela: Ana Santos

Tenemos que dejar de repetir que la adolescencia es un dolor de cabeza.  En todo caso los adultos somos el dolor de cabeza por querer reprimir un impulso y una fuerza vital propia de una etapa de renacimiento. Y por no haber brindado en la infancia la satisfacción de sus necesidades primordiales, por no haber escuchado reclamos a tiempo, por no acompañar, por no estar “presentes”, cuando era necesario, por intentar “modelar” con rigidez y autoritarismo. Por no haber entendido las señales del niño que lloraba, se enfermaba, nos demandaba.

Por eso digo que somos los adultos el dolor de cabeza. 

Con un poquito de conciencia podríamos aprovechar la adolescencia como una nueva oportunidad para permitir el despliegue personal, para acompañar, para aprender y comprender. También comprendernos, revisar qué pasó en nuestra adolescencia y mucho antes.

Hace unos días le decía a uno de mis hijos, que ahora podía elegir dónde y con quién quería estar , que ahora podía tener como guía su propio bienestar y que esta era una linda etapa donde explorar las relaciones. Probar. Ensayar. 


Todo este ritmo guiado por la transformación, las amistades, el deseo, la sexualidad, el surgir de la vocación tal vez, es una nueva posibilidad también para nosotros los padres, para amparar, sostener y acompañar desde una mirada amorosa si es que ya no es demasiado tarde y tenemos en riesgo a nuestros adolescentes, sumergidos en la droga, la tecnología, la apatía o el alcohol.

Tal vez no sea fácil si nosotros mismos provenimos de desiertos emocionales , de infancias dolorosas y adolescencias llenas de reprensión, soledad y desamparo.


Tal vez debemos empezar por ahí.

Rosina

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s