Diseñar el espacio del bebé

La recomendación de Emmi Pikler en su bibliografía es destinar un espacio al bebé. Un espacio con sus objetos personales, que no se use para ninguna otra cosa y lo recomienda terminando su tercer mes.


Ustedes dirán, “pero aún no se desplaza” si, estamos anticipando el desarrollo y destinando un lugar de juego permanente y libre, y se necesita un tiempo de adecuación a ese nuevo entorno. Un espacio donde empecemos a llevar el niño tempranamente, SU espacio.


Es ideal pensar en este espacio de una forma niñocéntrica, al propio estilo Montessori, espacios delimitados, con sus pertenencias al alcance de la mano para poder gestionar sin la ayuda de un adulto.
Por lo que, a la hora de diseñar este espacio lo primero es que respete las necesidades del bebé.


¿Qué significa esto?


-ESPACIO SEGURO
Que los muebles no sean limitantes, no tengan puntas filosas o cortantes, que estén firmemente pegados a la pared o al suelo de forma de no dejar al niño en peligro. Y no solamente eso, al no tener objetos peligrosos no estaremos vigilando continuamente al niño con “el corazón en la boca”, ni limitando, ni prohibiendo, dejándolo a merced de nuestras expectativas.
Esto también garantiza libertad a la hora de la acción, la tranquilidad para decidir por dónde ir, qué agarrar, cómo explorar. Esto fomenta el respeto por sus decisiones y a nosotros como padres nos da la oportunidad de observar desde fuera, sin interferir, de mirar, de observar, de escuchar, y de reconocer el valor de la autonomía y el despliegue de nuestro hijo. No tenemos que dirigir sus acciones, ni intervenir de ningún modo.


-ESPACIO SEPARADO
Es muy importante un espacio separado del resto de la casa, propio, que solo sea del niño. Que no se coloque allí nada, ni cajas, ni ropa, ni valijas, ni nada que no sea en función del niño que lo habita. Aquí no tiene que adaptarse al mundo de los adultos, este es su mundo. Silla adecuada a su altura, sus libros, sus juguetes, sus cestos. Aquí los adultos nos tenemos que adaptar al mundo del bebé y deberemos respetar este espacio sagrado.


-MOMENTOS ADECUADOS
Fundamental, (más aún cuando son muy pequeños) elegir muy bien el momento de llevarlo a su espacio , ya lo dice Zsuzsa Libertiny, “cuidar que está descansado, satisfecho y sereno. Diseñen el día de modo que puedan respetar el tiempo que el niño pasa en él jugando de forma activa y
autónoma”.

JUGUETES ADECUADOS
Juguetes adecuados que respondan a la capacidad de asombro, a la curiosidad y a necesidades exploratorias, esas que favorecen la adquisición de experiencias interesantes, de nuevos conocimientos y abren nuevas preguntas sobre el mundo que les rodea. Podemos encontrar con poco dinero muchas opciones, incluso podemos destinar algunas que ya tengamos en casa como cucharas de madera, cajitas, tubos, canastas, collares de cotillón, etc. Algunos juguetes sobrestimulan, alteran, frustran, mantienen artificialmente su nivel de excitación, su atención, nos les permiten pensar libre, como juguetes con varias funciones, y botones, que hacen música o se mueven solos. Son ideales los juguetes que permiten que el niño decida qué hacer, cuándo concentrar su atención y cuándo descansar durante el juego.


Zsuzsa Libertiny en un monográfico Pikler-Lóczy, comenta que cuando permitimos este espacio, y reconocemos la importancia de las manifestaciones autónomas tempranas, cambiaremos nuestra su actitud hacia la actividad autónoma de nuestros hijos. Y en base a eso podremos establecer una relación de iguales, llena de confianza y aceptación, como parte de una relación paternal amorosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s