“Resuena el corazón”

Ayer tuvimos una linda (y espontánea) conversación con mis hijos sobre las emociones, los beneficios de la sensibilidad vs el estado de “desconexión” para no sufrir,  la falta de registro para comprender el sufrimiento del otro, el desconocimiento de nuestro mundo emocional, el estado defensivo, entre otros puntos que estamos mirando.

Marc Chagall – Animal dans les Fleurs (1952)

Recordé este texto sobre el resonar del corazón que explica porque muchas veces hablamos “aparentemente” bien y el otro percibe “algo” diferente. O viceversa, distorsionando el campo de información energética. Por supuesto aquí se ponen en juego patrones de comportamiento aprendidos en nuestra infancia, los mecanismos de defensa y el lente pequeño por donde miramos el mundo, pero, en este caso puntual vamos a tomar estrictamente el “campo del corazón” según la mirada de Wendy McCarty que te invito a conocer. 

Campos del corazón

“Algunas investigaciones demuestran que la información del estado emocional de una persona es comunicada a todo el cuerpo a través del campo electromagnético del corazón.

Los patrones rítmicos de los latidos cambian con el vivenciar de las emociones, de hecho el ritmo del cerebro se sincroniza con la actividad rítmica del corazón y durante sentimientos sostenidos de aprecio y amor la presión sanguínea y el ritmo de la respiración se encarrillan con el corazón y generan un patrón ordenado, tranquilo y coherente.

Las emociones negativas se asocian a un patrón errático, incoherente y desordenado que lógicamente también se manifiesta en todo nuestro  accionar. A su vez estos cambios en los patrones de los latidos, crean cambios a la estructura del campo electromagnético irradiado por él (esto actualmente se mide, si quisiéramos).

Las emociones positivas sostenidas crean nuevas modalidades de funcionamiento que son denominadas coherencia psicofisiológica. En esta modalidad los ritmos cardíacos exhiben un patrón de onda sinusoide y, en consecuencia el campo electromagnético del corazón se vuelve más organizado.

La mayoría de las personas entendemos la comunicación como un lenguaje de señales abiertas, voz, expresión facial y corporal. Sin embargo hoy podemos saber que hay una comunicación sutil y muy influyente electromagnética (o energética) que opera por debajo de nuestra percepción consciente y esto afecta el intercambio social y afectivo”.

De ahí que muchas veces percibamos “algo más” de los demás que no está dicho, cierto desorden en la interpretación o que los demás perciban de nosotros cosas que no sucedieron en lo concreto. De repente podemos “sentir” ciertas incoherencias sutiles entre lo que leemos, escuchamos, decimos y el tono, la postura del cuerpo y todo ese campo magnético que nos envuelve al unísono al querer vincularnos. Ni hablar – como dije al principio- si a esto le sumamos los patrones de comportamiento aprendidos en nuestra infancia, y tan difíciles de desarmar (no es verdad que se desarman leyendo libros de crianza respetuosa).

Que importante todo esto, para empezar a pensar, revisar y hacernos preguntas que nos ayuden a crear un modelo integrador de atención pre y perinatal, de los cuidados en la infancia más temprana, zambullirnos en el campo sutil que abraza a la diada mamá y bebe y, reconstruir una forma sensible de mirar la experiencia humana, para pensar en términos de registro emocional, en línea con la expresión de nuestro Ser sensible.

Que hermoso, empezar a alinearnos para brindar una experiencia integradora a nuestros bebes, que van mucho más allá de la “educación consciente” o “crianza respetuosa”, que están alineados a la naturaleza sensible de cada uno, es un lente que se amplía cada vez más, que nos invita a repensarnos como adultos responsables, y como profesionales capaces de generar nuevos modelos de acompañamiento en la infancia y también nuevos modos de vincularnos con los que nos rodean.

Bibliografía:

“La conciencia del bebè antes de nacer” , Cap. El corazón que resuena. Wendy Anne McCarty

“The resonant heart” de Rollin Mc Carty, Raymond Trevor Bradley y Dana Tomasino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s