Mi proyecto con mayor impacto

Mi proyecto de mayor impacto es la maternidad.

Tres personas pasaron por mi cuerpo, partiendo desde adentro, desde lo más profundo y luego hacia afuera obligándome a revisar mis creencias, mi forma de vivir, mis objetivos de vida, mis aspiraciones. Las herramientas con las que cuento, y todas las dificultades y fortalezas que reservaba ocultas y reprimidas. Todo por conocer.

Con este proyecto aprendí las mejores habilidades que podría tener. La habilidad de sentir por ejemplo no hubiera sido posible sin estas tres personas que con su llegada me fueron invitando a profundizar cada vez más en mis recursos, potencia y capacidad de dar. Y a cuestionarme que huella quiero dejar.

Toda mi presencia (y mis ausencias) mis creencias, mi historia, mi forma de abordar la vida se ha volcado y se vuelca en ellos quiera o no, lo perciba o no, me guste o no, más inconsciente que consciente. Ese es el impacto, tres personas influenciadas por mis vivencias más profundas, atravesadas por mi visión, por mis intervenciones y decisiones día a día.

Este impacto a su vez me ha permitido desarrollar la inteligencia emocional, la capacidad de conocerme y con eso conocer más a los demás. Gestionando mis emociones mientras ellos crecen aprendo a gestionar las mías y a buscar el equilibrio adecuado según lo que puedo ofrecer.

Cuando me equivoco, doy marcha atrás, rectifico, cada vez menos víctima por “hacerlo mal” y más responsable de lo que puedo hacer mejor por su bienestar. Son mi motor y soy también su motor. Cada vez más consciente de cómo los impacto.

Lo que más rescato de mis “ganancias” y de este impacto, es la honestidad con la que me fui encontrando, la capacidad de expresar cómo me siento, que quiero, que espero, y

cómo puedo hacer de este acompañamiento como madre un espacio amoroso, delicado, sentido. Créeme que no es fácil, algunas veces quiero esconderme debajo de la tierra.

Resiliencia, asertividad, creatividad, logística, gestión de recursos, finanzas, habilidades blandas, sociales, de coordinación, una formación en si misma como líder, que me facilita ser cada vez más eficiente en el contexto donde me desenvuelvo. Me afinan, cuando estoy receptiva, abierta al aprendizaje.

Pero sobre todo, me dieron la capacidad de sentir que la vida tiene sentido, que merezco ser quien vine a Ser porque de esa forma ellos también podrán permitirse desplegarse en su mejor versión.

Ese es el verdadero impacto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s