Laura Gutman en Montevideo

¿Qué podemos hacer a favor de una civilización niñocéntrica?

Los seres humanos nacemos amorosos. También nacemos inmaduros. Necesitamos que alguien -en principio nuestra madre- permanezca en una sutil fusión emocional con nosotros. El primer paso es asumir con conciencia y honestidad, eso que nos pasó. Las infancias que hemos vivido, están alejadas del diseño original de la criatura de mamífero humano. He allí el germen de todo el sufrimiento posterior. 

Solo entregándonos al equilibrio y a la alineación perfecta de cada pequeño ser que llega al mundo, podremos regresar al centro del amor, para lo cual hemos sido creados.

Te invitamos a una conversación abierta con Laura Gutman, una charla sobre nuestras realidades emocionales y los recursos que tenemos;  para madurar, comprendernos más y tomar decisiones a favor del bien común.