Algunas infancias te dejan ciego

Algunas infancias te dejan ciego. Un par de martillasos en los ojos y ya está pronto. Otras te toman por la espalda y te acuchillan los ojos. Otros te los agujerean en carne viva con una cuchara hasta el nervio óptico. No sea cosa que quede algún resto. Otras te los cosen, pestaña a pestaña,…

Diseñar el espacio del bebé

La recomendación de Emmi Pikler en su bibliografía es destinar un espacio al bebé. Un espacio con sus objetos personales, que no se use para ninguna otra cosa y lo recomienda terminando su tercer mes. Ustedes dirán, “pero aún no se desplaza” si, estamos anticipando el desarrollo y destinando un lugar de juego permanente y…

Volver al trabajo

Este era el mes de volver al trabajo. Creo que en todas mis maternidades esto ha sido lo que más me ha afectado. Porque hay todo un mundo que se pone en cuestión en la vuelta al trabajo. Sea cual sea la decisión que tomemos, tendríamos (y esta es mi opinión basada en la fisiología)…

Crítica de guante blanco

La  perfeccionista arregla la tarea una y otra vez, hasta que estamos agotados, niño y madre. Nada funciona. Explica una y otra vez y el niño estresado y abrumado menos entiende y menos escucha. La perfeccionista en lugar de disfrutar del proceso de aprendizaje compartido, juzga  constantemente los resultados. La perfeccionista está casada con el…

La noche maternante

A medida que la noche cae, aparece un olor, el cielo cambia de color, los sonidos se reducen, cobran vida otros sonidos, más sutiles, el olor del suelo y la vegetación se magnifica. Si vivís entre edificios mirar el cielo antes de dormir puede ayudarnos a ver la maravilla de la vida, nos ofrece un recordatorio de la complejidad del universo que nos rodea, la oportunidad de pedir deseos que están durmiendo en nuestro corazón.

Ceremonia en el jardín de la infancia

El cielo se encuentra alrededor de nosotros en nuestra infancia. William Golding. Este día es nuestro.  Papá estará lejos, aunque esté cerca. Nosotros estaremos abrazados. Mi labor parece pequeña, pero no lo es. Tengo una torta de chocolate llena de sueños para ofrecerte, pero no conozco el camino hacia ella. Tengo ganas de ponerme un…