Lactancia reglada

Imagina que estás en un restaurante. Disfrutando del primer plato. Las endivias al roquefort están deliciosas. Pero un camarero te observa todo el rato con el reloj en mano. De pronto se abalanza sobre ti y te arrebata el plato. Tu sorprendido protestas: -¡Oiga, que no he acabado! -Lo siento, son diez minutos. Ha tenido…